domingo, 11 de mayo de 2008

Fugaz

Deséame,
cuando se erice tu piel al pensarme.
Abrázame,
cuando me veas llegar sin esperarme.
Sedúceme,
cuando tu instinto te indique que me has de tocar.
Y libérame,
cuando me empuñes ansioso...
porque he dicho adiós,
sin avisar.


Tócame,
cuando mi cuerpo se entregue sumiso.
Disfrútame,
cuando mis besos empapen tu alma.
Suéñame,
en tus anhelos carentes de calma.

Y, por favor, déjame...
cuando comience a vestirme en ese rato oscuro,
y me veas partir… a buscar mi futuro.

Escrito un 11 de Mayo para un amor no correspondido, pero que agradezco.

2 comentarios:

Niky Wilson R. dijo...

Que te puedo decir... me encanto, me cautivo lo que escrisbiste... que ganas de decirle a alguien esas palabras y que pueda reaccionar como uno espera...
Creo que me lo aprendere de memoria jijiji...
besitos
que tes muy bem.

Alan Elías dijo...

Hola. No creas que se me ha olvidado visitarte. Muy bello tu escrito.